Deja atrás a la emprendedora. Dile hola a la empresaria.

La mujer actual es autosuficiente y se lanza a la búsqueda de nuevos mercados gracias a la globalización de la información.

Este impulso recibe el nombre de “emprendimiento” y las estadísticas actuales posicionan a la mujer en el primer lugar en el diseño de estas estrategias y alternativas de generar recursos, al tiempo que ofrece respuestas a las crecientes inquietudes y exigencias de una sociedad mucho más dinámica y sin límites.

Después de los 40, eres mucho más productiva y estás más dedicada a tu desarrollo personal y profesional.

Tienes energía y conoces, desde tu perspectiva individual, cuáles son las necesidades reales de la sociedad en la que vivimos.

 

Casos de éxito: conviértete en uno de ellos.

Son muchos los ejemplos de mujeres  que vieron en la crisis una oportunidad para crear su propia empresa.

No hay nada más poderoso que sentir que tienes algo que aportar al mundo para hacer florecer miles de ideas fabulosas que cambiaron la vida de esas mujeres que se han atrevido, que han cambiado las sociedades y que hoy acuñan una nueva palabra dentro del mundo de las finanzas, que recibe todo el apoyo de la banca pública y privada a nivel mundial, porque es la que garantiza el flujo de la economía de manera constante: EMPRENDIMIENTO.

Emprender es desarrollar una idea que soluciona un problema y que genera recursos. Es crear y revolucionar el mundo.

No existe una edad más o menos rentable; no existe un producto más o menos popular; no hay patrones, solo necesitas detectar qué sabes hacer, dónde puedes desarrollarte, cómo puedes ofrecerlo y, eso sí, vigilar y atender a la calidad, puntualidad y, si se trata de un servicio, asegurarte de que sea óptimo.

 

Pasar de mujer emprendedora a empresaria exitosa es posible.

Hay muchos interrogantes que se plantean las mujeres actuales, pero también la sociedad en general que se beneficia de las capacidades de una mujer emprendedora, que es básicamente una soñadora que trabaja por alcanzar sus sueños.

¿Qué sabe una mujer de más de 40 años? ¿A quién le interesa lo que sabe?

Los niveles de emprendimientos son increíblemente elevados en el rango de estas edades que antes se consideraban “en retiro”.

Esta mujer es su propia jefa, administradora y diseñadora de su producto o servicio.

Su experiencia es su tarjeta de presentación y sus necesidades individuales son su propia exigencia de óptima calidad.

Pausadas, experimentadas y serenas, saben exactamente lo que quieren y lo que quieren otros; son las empresarias estrella e incluso la banca confía en su responsabilidad, demostrada con su estilo de vida y experiencia.

 

Rompe paradigmas y emprende con sentido.

Son muchos los desafíos que en la actualidad debes afrontar como mujer moderna para poder alcanzar el éxito en el ámbito profesional.

Pero muchas veces, sin darte cuenta, el primer y peor enemigo del éxito está dentro de ti misma.

Tus inseguridades y temores pueden hacerte “desmayar”, por eso es recomendable que rompas los paradigmas autoimpuestos.

Rompe también con los paradigmas sociales de que una mujer no puede hacer ciertas tareas, no puede ejercer determinados cargos y no puede alcanzar ciertas metas.

El cielo debe ser tu límite y es importante que no te pongas barreras a ti misma y que tampoco permitas que la sociedad te imponga límites de los cuales más adelante te puedas lamentar.

¡Sólo mírate, defínete y despega!

Las sorpresas de la aceptación y los ingresos asegurados no se harán esperar.

La generación de empleos es inevitable con el crecimiento, por eso, las mujeres empresarias, son las luminarias de la economía en el Siglo XXI.

Alza ahora el vuelo hacia tu propio éxito.

¿Necesitas una guía que te impulse hacia un negocio rentable? Puedo ayudarte.

Te acompañaré para que dejes atrás a la emprendedora que se autoemplea, para dar paso a la empresaria que genera riqueza y consigue ingresos aun estando de vacaciones.

Haz clic aquí  y te cuento cómo.

A %d blogueros les gusta esto: