Como tomar decisiones asertivas y orientadasa crecer como empresaria

Cómo tomar decisiones asertivas y orientadas a crecer como empresaria

Como tomar decisiones asertivas y orientadas a crecer como empresaria

mentor coach autoimagen

identidad profesional

A la hora de tomar decisiones importantes, lo primero que tienes que tener claro es que no puedes hacerlo desde el caos. ¿Qué quiero decir con esto? Pues que antes de empezar con un proceso de toma de decisiones tienes que saber en qué momento estás tú y en qué momento está tú negocio.

¿Estás en una fase de creación de tu negocio o en una fase de crecimiento? Conocer esta situación actual de tu negocio y de ti misma te dará el contexto para poder tomar las decisiones asertivas que acompañen tu proceso.

¿Cuántas veces has postergado la toma de alguna decisión importante en tu trabajo, en tu negocio, o incluso en tu vida personal, por miedo a los cambios que eso puede suponer? Me imagino la respuesta, a mí también me ha pasado. Pero si quieres crecer como empresaria, aprender a tomar decisiones es una habilidad que tienes (y debes) aprender y dominar; por eso, hoy voy enseñarte cómo conseguirlo.

Si tienes un negocio y quieres tener una mentalidad de empresaria, tienes que ser capaz de elegir entre distintas opciones para saber qué hacer y qué no, y además esto es algo que sucederá de forma habitual. Pero, además, tienes que sentirte cómoda y en paz durante el proceso. No puedes tomar decisiones desde la emoción que te transmite, porque normalmente una decisión va acompañada de miedos y resistencias al cambio. Por eso, una buena toma de decisiones tiene que ser desde un proceso de razonamiento que te permita decidir de forma serena y segura.

Según algunas encuestas, solo el 10% de las mujeres se siente capaz de montar un imperio con su negocio. Así que, no te frenes tú sola y toma las riendas de tus decisiones, de tu negocio y, por lo tanto, de tu vida.

Por eso, hoy te traigo un sencillo, pero eficaz, proceso para que aprendas a tomar decisiones desde la asertividad para que te permitan tener una mentalidad y un negocio de éxito:

  1. Decidir qué es lo que tengo que decidir.

El primer paso es que sepas qué quieres decidir. Tienes que conocerte y definir para qué eres buena o qué quieres crear o reinventar dentro de tu propia empresa. ¿Quieres cerrar una línea de tu negocio? ¿Quieres delegar tareas? ¿Quieres generar un 30% más el trimestre que viene?

Puede que sientas que no estás a gusto con el trabajo que tienes, pero te da miedo cambiar. O puede que sientas que en tu negocio es momento de realizar algún cambio, pero, tú misma, te autoconvences de que tampoco estás tan mal. Y, así, vas dejando pasar el tiempo. Aparecen los miedos y no actúas, no cambias nada, y no das el paso para tomar ninguna decisión. Pero esa incomodidad con tu situación actual siempre acaba volviendo, ¿verdad? Así que, piensa sobre qué quieres tomar una decisión y sigamos el proceso.

  1. Buscar información fiable.

Lo siguiente que tienes que hacer es documentarte, buscar información para poder tomar una decisión fundamentada y basada en datos que te ayuden decidir de forma razonada. Por ejemplo, si necesitas decidir sobre si abrir una nueva línea de negocio o no, localiza datos de emprendedores que sí que lo hayan conseguido y les vaya bien. Evidentemente, sabes que hay riesgo de que no sea así, pero buscando casos de proyectos que no han funcionado solo vas a alimentar tus miedos y excusas para no dar el paso. En este caso, busca a personas, mentores u otros emprendedores que te ayuden a acortar tu camino gracias a su experiencia anterior.

  1. Genera opciones.

Y, ahora, con todos los datos que tienes de tu negocio, piensa en nuevas opciones que pueden salir de tu modelo de negocio, no solo hay dos posibles opciones, puede haber cinco o seis, búscalas. Y con todas las opciones que tengas ahora nuevas, es el momento de que elijas cuál es la que mejor encaja con tu momento vital. Así que, para tomar la decisión más acertada para ti, tienes que tener en cuenta tanto las nuevas opciones que has pensado como cuál es la que más sintoniza contigo en este momento, porque será en la que más pasión vas a poner.

  1. Pasa a la acción.

Una vez que ya has valorado los pros y contras de tus opciones es el momento de actuar, de pasar a la acción. Si no lo haces, todos los pasos anteriores no habrán servido para nada.

He tomado muchas decisiones empresariales y personales en mi vida y este sistema que os he contado hoy es el mismo que uso yo, así que os hablo desde mi propia experiencia. Pruébalo y disfruta de tomar decisiones sin perder tu serenidad.

 

Comparte: Facebook, Twitter, Google Plus

Deja un comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: